La Técnica de Pilates

Es una técnica de acondicionamiento físico de bajo impacto que exige el uso de la mente para controlar al cuerpo, ya que se practica mediante la realización de movimientos lentos y conscientes que a su vez se coordinan con la respiración. Los ejercicios trabajan la musculatura más profunda y también la más periférica  de todo el cuerpo, pero están centrados sobre todo en el fortalecimiento de la zona abdominal y lumbar que Joseph Pilates denominaba como centro de energía y motor de todo movimiento corporal, ya que el trabajo de dichos músculos proporciona mayor libertad de movimiento.
El cuerpo se acostumbra a trabajar centrado, concentrado, preciso, controlado, con movimientos fluidos y una respiración correcta, todo en un ambiente relajado, te dará como resultado: – Mayor control y coordinación de los movimientos. – Un cuerpo más fuerte, estilizado y tonificado. – Mejora el sueño porque relaja el cuerpo. – Aumento de elasticidad y agilidad. – Corrección de malas posturas. – Alivio de dolores de espalda.
Dentro de la técnica Pilates hay dos disciplinas fundamentales: la que se trabaja con máquinas especialmente diseñadas para su realización y la que se practica en el suelo, ambas se rigen por los mismos principios e incluso tienen ejercicios bastante similares.
El reformer es una máquina compuesta por un marco de madera con una superficie deslizante guiada por raíles, que se une a los muelles de distintas fuerzas para crear diferentes resistencias.
Kenzen ha optado por el trabajo en el Reformer Clinical, una máquina completamente silenciosa que es el componente más versátil de los equipos de Pilates.
Esta clase de reformer se adapta a cada individuo, dándole una mayor seguridad, acompañándole en cada ejercicio, permitiendo un mejor desarrollo de los mismos y ofreciendo un sinfín de posibilidades.

Category:
  Pilates
this post was shared 0 times
 300